La caja tritura-miedos

El miedo es una de las emociones adaptativas con más valor para las personas. Nos ayuda a prevenir posibles peligros y a prepararnos para situaciones conflictivas o difíciles. Durante el desarrollo los miedos van cambiando, pasando por distintas etapas.

Es frecuente que los más pequeños presenten dificultades para dormir solos debido a miedos que son normativos para su edad, miedos que irán disminuyendo a medida que vayan pasando los años.

Es importante que por muy irracional que nos parezca respetemos y aceptemos sus miedos sin quitarle importancia y que les podamos acompañar ofreciéndoles seguridad. No debemos criticarlos o ridiculizarlos por sus miedos, ni exponerlos directamente a sus temores, el acercamiento paulatino en nuestra compañía les hará sentirse más seguros y capaces.

El refuerzo positivo, reconociendo sus logros, y el modelado, mostrándole cómo nos exponemos a sus miedos sin que nada suceda, son grandes aliados para su superación.

Una actividad que podemos realizar con ellos y les ayudará a disminuirlo es: la caja tritura-miedos.

La caja tritura-miedos permite construir un invento capaz de hacer desaparecer sus angustias y pensamientos negativos. Construirlo a tu lado le servirá para sentirse acompañado y apoyado por ti, le dará seguridad y fortalecerá su confianza en sí mismo.

Para construir esta caja podéis seguir los siguientes pasos:

– Busca una caja de tamaño medio (tipo caja de zapatos) y fórrala con el papel que tu hija o tu hijo elijan. Decórala con símbolos, escribe su nombre (haciendo alusión a su función: caja come-miedos o trituradora de miedos) y explícale que esa caja se «comerá» el miedo que siente y lo hará desaparecer.

– Dile que imagine a ese monstruo que le da tanto miedo (o cualquier cosa que se lo produzca)  y lo dibuje. Una vez dibujado pídele que haga con ese “monstruo” lo que quiera hacer para ahuyentarle: rallar encima, romperlo a trocitos, pisarlo, arrugarlo, etc. Mientras le decís frases como “vete de aquí” “no me das miedo” “no quiero que mes asustes más”.

– Meted los trozos de papel en la caja mientras le dices: “Poco a poco esta caja triturará al monstruo y lo hará desaparecer, verás”. Id revisando el contenido de la caja  hasta que tu hija o hijo vea como poco a poco los papeles van desapareciendo (después de haber ido sacando los trozos sin que os vean) hasta que podáis decidle: “Ves, ya no queda nada del monstruo. Ahora podrás dormir tranquila y tener bonitos sueños”